Riorevuelto.org
Seguinos en: Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15  de 47
El escenario "post-familiar" en EEUU, un dolor de cabeza para el Estado
Lau, 21/02/2013 15:13
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Probablemente haya pocas cosas que compliquen más a los Estados como el hecho de que cada vez menos gente esté teniendo hijos. En este sentido hemos visto a Europa y a Japón batallar con el tema implementando todo tipo de políticas orientadas a favorecer el crecimiento de la natalidad. Para preocupación de los gobiernos, hay que decir que los intentos fueron un desperdicio de dinero (http://www.spiegel.de/international/... ).

La novedad quizás sea el panorama en los Estados Unidos, cuna del fenómeno "single", en donde en caso de continuar la tendencia que se observa hoy día enfrentarán un problema similar al de sus vecinos europeos. De hecho, el movimiento "no kids" está creciendo tanto que muchos desarrolladores urbanos apuestan a la "demografía post-familiar" para lo que será la planificación de las ciudades del futuro.

Como es de esperar una oleada de políticos y demógrafos están advirtiendo sobre los riegos de seguir así, exaltando la necesidad de pensar en el bienestar del país (http://www.salon.com/2013/02/21/deco... ). Supongo que apelando al patriotismo estadounidense el slogan podría ser algo así como "Sam wants your son"...

Asimismo, el autor del reciente libro "What To Expect When No One's Expecting", Jonathan V. Last, explica un tanto inquieto que hay dos formas de enfrentar el problema demográfico: facilitarle las cosas a aquellos que ya decidieron tener hijos, o bien tratar de cambiar la cultura para que la decisión de tener niños sea percibida como algo más deseable. Al menos el propio Last concede que "el gran secreto hoy es que tener hijos es un trato injusto y para nada divertido".

Ya se habla de una "America post-familiar" en la que la tasa de fertilidad de las mujeres se precipitó desde la crisis del 2008 y la recesión que le siguió, alcanzado su nivel más bajo desde que existen registros sobre el tema en 1920. Para completar el panorama es interesante ver cómo se aprecia un marcado cambio en las actitudes a ambos lados del océano, al volverse este estilo de vida no sólo algo más deseable sino (lo que estaba faltando) más legítimo.

"Thirty percent of German women say they do not intend to have children, and 48 percent of German middle-aged men now contend that they could have a happy life without children -three times as many as among their fathers. (...) In EEUU forty-four percent of millennials agree that marriage is becoming "obsolete." And even among those who support tying the knot, just 41 percent say children are important for a marriage-down from 65 percent in 1990."

En contraposición, es notable cómo a medida que las opiniones de los jóvenes se liberalizan respecto de este tema, sus padres y abuelos tienden a fortalecer la opinión opuesta (quizás percibiendo el problema previsional que se les viene).

Por último, es llamativa la transversalidad que está adquiriendo el fenómeno de los "childfree", ya que ahora el movimiento parece atraer a un grupo más heterogéneo ideológicamente hablando. En relación a esto se lo referencia como un "burgeoning movement that's joined cultural tastemakers, academics, neo-Malthusians, greens, feminists, Democratic politicians, urban planners, and big developers."

Y finalmente en una nota de color y para reafirmar algo que alguna vez especulamos en Club I+ respecto del surgimiento de una postura que mezclara las ideas "childless" y una vertiente eco, cada vez más voces refieren a la irresponsabilidad de tener hijos con los problemas ambientales presentes, surgiendo así los incipientes "GINKS" ("green inclinations, no kids").

Where Have All the Babies Gone?
http://www.thedailybeast.com/newswee...  
Última modificación del comentario realizada el 22/02/2013 19:52
Pasado y futuro de una misma historia
Lau, 18/02/2013 13:35
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

De un lado, los comentarios del especialista Clay Christensen, quien ha escrito sobre el impacto de la web en los medios y las industrias más tradicionales, explicando por qué la educación será la próxima industria en entrar en crisis de aquí a cinco años:

"Journalism, certainly, and publishing broadly. Anything supported by advertising. That all of this is being disrupted is now beyond question. And then I think higher education is just on the edge of the crevasse. Generally, universities are doing very well financially, so they don't feel from the data that their world is going to collapse. But I think even five years from now these enterprises are going to be in real trouble." http://gigaom.com/2013/02/13/cla... (en el mismo artículo, destacada, una editorial del Clay Shirky sobre la crisis educativa y el advenimiento de los MOOC's o Massive Online Open Courses que vale la pena).

Del otro lado, un relato de los descomunales esfuerzos que muchas familias realizan en China para enviar a las nuevas generaciones a la universidad, pese a las propias dudas de que esto les garantice un empleo en el futuro ("Yet a college degree no longer ensures a well-paying job, because the number of graduates in China has quadrupled in the last decade").

Cierro con una frase muy expresiva que refleja no sólo el dilema que enfrentan los padres a la hora de planear el futuro de sus hijos, sino también las expectativas que éstos tienen y las entendibles reacciones que disparan en los más jóvenes:

"Every time my daughter calls home, she says, 'I don't want to continue this,' " Mrs. Cao said. "And I say, 'You've got to keep studying to take care of us when we get old', and she says, 'That's too much pressure, I don't want to think about all that responsibility.' "

http://www.nytimes.com/2013/02/17/bu...  
Última modificación del comentario realizada el 18/02/2013 16:43
Thriller bajo receta
Lau, 15/02/2013 14:07
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Con la depresión en alza* era cuestión de tiempo hasta que alguien hiciera algún film en donde el argumento central girara en torno a esto. "Side effects" (http://www.nytimes.com/2013/01/10/mo... ), la nueva película de Steven Soderbergh, cuenta la historia de una joven profundamente deprimida a la que se le receta una droga ficticia ("Ablixa") para lidiar con su malestar y que termina experimentando esos "efectos colaterales" a los que alude el título, guiando la trama hacia lugares oscuros al mejor estilo de un thriller Hitchcockiano. Habrá que ver qué tipo de análisis se hace del tema allí (si es que se hace alguno), pero vale notar cómo una temática que ya había copado la TV (Nurse Jackie, In treatment, Homeland) ahora tiene su correlato estetizado en el cine.

Más allá de productos culturales inspirados en esta epidemia, también les dejo una curiosa investigación publicada ayer que establece una relación entre los estados más religiosos en los Estados Unidos y los de mayor consumo de antidepresivos y medicación en general, yendo en dirección opuesta a lo que se ha sugerido por años respecto del vínculo entre felicidad y religiosidad.

*Recordemos que según la OMS dentro de una década esta enfermedad se habrá convertido en la segunda causa de discapacidad.

Religious states are also the unhappiest
http://www.alternet.org/belief/when-...  
Última modificación del comentario realizada el 22/02/2013 19:59
Esta "situación" se autodestruirá en treinta segundos
Lau, 13/02/2013 16:50
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Así como el año pasado mediante el florecimiento de servicios orientados a "achicar" las redes sociales (Path, Pair) se intentó ensayar una alternativa a lo existente (Facebook), es interesante observar ahora otra incipiente tendencia que comparte la misma pulsión de ir en dirección contraria.

En este caso no es (o no sólo) verdadera intimidad y más privacidad lo que se busca, sino que el foco está puesto en la forma en que compartimos contenidos, la vida útil de los mismos e incluso el sentido del registro.

De este modo un nuevo servicio llamado "Snapchat" (http://www.snapchat.com/#... ) propone compartir contenidos (videos, fotos, mensajes, etc.) que luego de ser vistos desaparecen.

Al parecer la saturación con la publicidad, los perfiles excesivamente "curados" y el exhaustivo registro de Facebook está haciendo que muchos emigren a otros lugares. De hecho, llamativamente una encuesta realizada hace unas semanas por el Pew Internet and American Life Project reveló que cada vez más gente se toma vacaciones de Facebook citando aburrimiento y cansancio entre otros motivos (http://www.salon.com/2013/02/06/is_f... ).

Volviendo al "Snapchat", me pregunto cómo esta nueva tendencia a compartir instantáneas de la vida (tan de moda con Instagram) pero que en este caso se desvanecen en minutos afectará el ya complicado estado de la conversación -ni hablar de la producción.

Y si bien es cierto que pareciera haber algo "roto" o faltante en la actual interacción en las redes sociales ("People are looking to communicate in a real way"/ "It became clear how awful social media is"), tengo la sospecha de que estas propuestas de apología de lo efímero no colaborarán con una búsqueda de profundidad y relevancia... de hecho todo lo contrario. Basta como muestra parte del slogan de la aplicación: "Enjoy the lightness of being!" (¡Disfrutá la liviandad de ser!). También surge preguntarse cuán cerca está esa liviandad de la frivolidad.

El año pasado en Club I+ hablamos mucho sobre la falta del relato y la degradación situacional. ¿Será esto una profundización de aquellos fenómenos? ¿O tal vez un desesperado intento por refundar el valor de los "momentos" en una época en que lo perecedero nunca ejerció tanto encanto?

A Growing App Lets You See It, Then You Don't
http://www.nytimes.com/2013/02/09/te...  
Última modificación del comentario realizada el 14/02/2013 14:41
Ser "distinto" hoy, según los publicitarios
Lau, 06/02/2013 13:53
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Aprovecho para dejarles dos comerciales que salieron recientemente y que están rotando por la TV que son muy representativos de un fenómeno que hemos trabajado aquí: la idea de una "customización secundaria" o simplemente de diferenciación fallida. En los dos comerciales de autos -me pregunto si habrá alguna razón por la cual esta tendencia en la publicidad se visualiza en este rubro especialmente- se toca el tema de cómo diferenciarse en un mundo homogéneo y asfixiante, e incluso cómo diferenciarse de las generaciones previas. Claro que a la hora de dar respuestas a estos valiosos interrogantes -no olvidemos el objetivo final de estos productos- ambas publicidades caen en sugerencias superficiales y bastante cínicas.

Aviso Mercedes clase B "Nunca seamos como nuestros padres"
http://www.youtube.com/watch?v=oenh1...

Aviso Clio Mio "Distinto"
http://www.youtube.com/watch?v=TSsHU...
 
Una nueva frontera: manipulación bioquímica de nuestras relaciones
Lau, 04/02/2013 17:11
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

La idea de que es posible mejorar nuestras relaciones por medio de la manipulación biotecnológica puede parecer algo salido de un guión de ciencia de ficción. Lo cierto es que si en los últimos años numerosos avances alteraron nuestra cotidianeidad y revolucionaron hábitos y costumbres, hoy la apuesta pareciera ser considerablemente más alta y el terreno de experimentación es el ámbito emocional.

Es así que un grupo de filósofos y científicos de Oxford han publicado una serie de trabajos defendiendo la idea de utilizar las llamadas "love drugs" (drogas del amor) en diversas situaciones, como por ejemplo para mantener unida una pareja al borde de la separación, mejorar relaciones conflictivas, despertar el amor de una madre por su hijo o hasta ayudar a superar los rompimientos amorosos. Esta exploración biotecnológica se adentra en territorios sensibles, abriendo una interesante discusión en torno a cuestiones centrales en esta cultura.

De este modo se ponen bajo la lupa consensos arraigados sobre el amor, la duración de las relaciones y la supervivencia de la pareja, el sentido de la familia, etc. Sin embargo, aparte de la discusión ideológica de fondo, es también importante notar una progresiva tendencia hacia enfoques anti-estructurales en donde un pequeño lifting químico aquí y allá puede hacer que ciertas construcciones, que todo indica deberían colapsar, persistan.

En este sentido uno de los filósofos que participa de esta discusión, Brian Earp, propone que dado que la pareja actual no está hecha para durar, en ciertas ocasiones, especialmente cuando hay hijos de por medio, una intervención farmacológica es casi "una obligación moral" por el bien del grupo familiar.

"Since we now outlive our ancestors by decades, the evolved pair-bonding instincts upon which modern relationships are built often break down or dissolve long before 'death do us part'. (...) We see this in the high divorce rates and long term relationship break up rates in countries where both partners enjoy freedom (...) Imagine a couple that is thinking about breaking up or getting a divorce, but they have young children who would likely be harmed by their parents' separation. In this situation, there are vulnerable third parties involved, and we have argued that parents have a responsibility"

¿Qué implementaciones concretas se están considerando? En la nota que posteo a continuación figura la utilización de spray nasales de oxitocina y pastillas de éxtasis entre algunas opciones para mejorar las relaciones maritales. Pero la cosa no termina ahí, otra aplicación de estas sustancias podría ser asistir a madres apáticas que tienen dificultades para relacionarse con sus hijos (http://www.theatlantic.com/technolog... ).

En cierto punto el cronista del artículo citado se pregunta con bastante tino qué necesidad hay de rescatar químicamente a instituciones en decadencia como el matrimonio o la monogamia, y sorpresivamente la respuesta del filósofo le da un cariz macabro a la idea potencialmente positiva de la auto-configuración:

"Whenever individuals--or societies--experience a mismatch between their values and human nature, they face a choice. They can accept a contradiction between their values and their impulses or behaviors, or they can try to modify or manage human nature."

Es decir que con estas políticas no sólo se elude una discusión profunda acerca de por qué "fallan" ciertos paradigmas, en algunos casos cayendo en naturalizaciones brutales ("simplemente no estamos construidos para tener relaciones de varias décadas de duración con éxito en el mundo moderno"), sino que con este "management sentimental" pareciera estimularse una interacción cada vez menos comprometida con nuestra realidad emocional y estructural.

¿Y qué hay de las estrategias no-químicas disponibles hoy en día? Un detalle pintoresco es que a lo largo de la nota se citan soluciones más "tradicionales" como la terapia, no sin una advertencia de que esto no siempre funciona (sic) y de que un tratamiento con drogas le da "un rango más amplio de posibilidades" a la persona.

¿Acaso en la nueva ciencia ficción que se escriba se hará cada vez más difícil imaginar a un individuo emancipado ya no sólo de condicionamientos culturales sino también de aquellos de tipo químico?
 
Última modificación del comentario realizada el 04/02/2013 17:50
"Bicimanía": ¿primero la bici, después vos?
Lau, 11/12/2012 19:06
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Último comentario de Lau, 26/12/2012 14:05
"Angeles va y viene en bicicleta. A todos lados. A toda hora. "Porque es bueno para sentir el viento en la cara. Es rápido y me da autonomía. Si querés adrenalina, salí en bici acá. Es un deporte extremo, hay que poner el cuerpo para ganar la calle"". (Revista VIVA, especial Vida Sana, "Bicicleteame", 28/10/2012)

Evidentemente que andar en bicicleta en Buenos Aires (pensando en la utilización de la misma como medio de transporte cotidiano y no eventual) se ha vuelto un deporte extremo. Esto es apreciable objetivamente por casi cualquier persona, también lo señalan los especialistas, pero fundamentalmente lo reconocen aquellos que hacen de la bici su medio de transporte favorito, como da cuenta el testimonio citado arriba.

Lo que también revela esta muestra espontánea de sinceridad es precisamente a qué nivel se ha llegado, ya que hoy resulta de lo más natural arriesgar la vida por el hecho de sentirse "más libre" (habría que examinar realmente en qué consiste esa libertad y si es tal), de experimentar cierta adrenalina o incluso defender un derecho o un supuesto "estilo de vida".

Desglosando en partes el impresionante fenómeno cultural que constituye la "Bicimanía", uno puede encontrarse con diversas variables dignas de ser analizadas y que son muy representativas de cómo se vive hoy, del valor que se le asigna a la propia integridad física e incluso del modo en que se experimenta el paisaje urbano actualmente.

Una de las primeras cosas que llama la atención es precisamente esta disposición a poner el cuerpo ante todo, en una onda muy cercana a lo que es la experiencia de los deportes de riesgo. Ante esto uno podría preguntar qué hay detrás de esta necesidad de adrenalina, en particular sobrecargando actividades comunes como trasladarse de un punto a otro de la ciudad. Asimismo, deportes más riesgosos como el skate o el longboard parecen estar teniendo un "boom" urbano con la instalación de pistas profesionales y espacios varios, pero también con reportes por muertes ocasionadas por estas actividades en todo el país (http://www.clarin.com/sociedad/calle... ), incluso disparando prohibiciones en algunas zonas (http://www.mdzol.com/nota/360073/... ).

Quisiera en este punto citar algunas de las ideas surgidas en la reunión de Club I+ del 22/11, en la que se resaltaba lo insólito de considerar a la bicicleta algo más que un elemento recreativo, ya sea pensándolo como un medio de transporte urbano inteligente o hasta como un estilo de vida. Algo muy representativo de este sobredimensionamiento, como señalaba Charly, es que la iconografía de Masa Crítica muestre la figura de un hombre con la bicicleta por encima de su cabeza, expresando cabalmente en un símbolo cómo se pone un simple objeto por encima de la propia vida. Y es que como también se planteó, ninguna causa por más noble que parezca debería implicar el auto-sacrificio o la auto-inmolación. ¿Vale la pena someterse entonces a estos riesgos para defender un medio de transporte?

Sobre el peligro de andar en bici en esta ciudad habló Alberto Silveira, director de la asociación Luchemos por la Vida, detallando que en la Argentina los ciclistas representan el 8% de las muertes por accidentes de tránsito, y explicando: "La bicicleta puede ser un ejemplo saludable y ecológico, pero no hay que transformarla en una trampa de muerte". En el mismo especial de VIVA citado, ante la pregunta de si la ciudad es apta para andar en bicicleta Silveira responde que BA no es una ciudad segura como otras y que "se promociona la bicicleta porque está de moda pero no se controla el cumplimiento de las reglas de seguridad". Empezando por los ciclistas que no se cuidan ni a ellos mismos, andando sin casco y cruzando en rojo, cabe apuntar.

Por último, una hipótesis intrigante también presentada por Charly, nos proponía pensar en la conexión que existe entre esta banalización del cuerpo (al punto de ser utilizado como una especie de "abono" para el cambio ambiental tan promovido hoy día) y una afianzada concepción "cíclica" de la vida.

Les recomiendo como siempre para más detalle sobre estas ideas escuchar nuestros audios: http://www.riorevuelto.org/site/inde...  
Última modificación del comentario realizada el 11/12/2012 22:15
Sólo les quiero dejar una apostilla más relacionada a esta temática, y se trata de la película "Premium Rush" (o "Sin frenos" en español), que me parece un ejemplo realmente interesante de muchas de las actitudes mencionadas más arriba. Y es que en esta faceta fílmica el fenómeno de la "Bicimanía" parece exhibir lo peor de lo peor, con un personaje central cuya búsqueda de adrenalina y riesgo innecesario lo llevan a tener un trabajo de por sí peligroso como es ser mensajero en bicicleta en NY, pero además a hacerlo sin frenos, respondiendo a un mantra que dice literalmente: "I like to ride. Fixed gear. No brakes. Can't stop. Don't want to, either".

Quizás uno de los rasgos más insólitos sea la dicotomía que se le presenta al personaje central en cuanto a opciones de vida, ya que tiene que elegir entre estar sentado en un escritorio con un trabajo monótono o bien andando a 40km por hora sin frenos por Manhattan. Una manera poco sutil de decir "No" al modelo tradicional, con una contrapropuesta para nada sustentable y desechando toda otra gama de opciones menos "bipolares".

Por último, ya que también estuvimos hablando de cómo se vive la ciudad hoy (y cómo muchas veces el individuo la padece), es bastante transparente la manera en que se entiende a la misma aquí, como un territorio hostil, un campo de guerra con estos "bike messengers" corporizando una especie de nueva raza de luchadores urbanos de no se sabe bien qué (el protagonista responde en un momento cuando se le pregunta qué está haciendo "Just runnin' reds and killin' peds"/ "Pasando semáforos en rojo y atropellando peatones").

Porque vivir en una ciudad sea NY o Buenos Aires bien puede implicar un desafío para el hombre contemporáneo ("Esta ciudad te odia" le dice el malo de la peli al protagonista), pero también puede ser una oportunidad para la capitalización y el crecimiento individual, dependiendo de qué relación estratégica entablemos con este escenario.

Premium Rush (2012)
http://www.imdb.com/title/tt1547234/...  
Última modificación del comentario realizada el 26/12/2012 14:10

Lau, 26/12/2012 14:05
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Reunión de Club I+ 06/12 suspendida
Lau, 06/12/2012 17:39
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316


Hola a todos, lamentablemente debido a inconvenientes causados por el diluvio de hoy nos vemos obligados a cancelar la reunión del Club I+.

Los esperamos la semana que viene,

Saludos! 
Los "Preppers": cuando la ilusión de seguridad se desvanece
Lau, 03/12/2012 17:43
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Prepararse para lo improbable, ya sea que estemos hablando de una pandemia viral, el inminente impacto de un meteorito o un megaterremoto, este es el objetivo de los "preppers" o "supervivencialistas", una subcultura que ha ido ganando adeptos en distintos países y que de a poco ha copado el imaginario colectivo a través de productos culturales recientes. Desde series televisivas con temáticas bordeando la cuestión ("Revolution", "The Walking Dead") a programas íntegramente dedicados a la temática supervivencialista (el show "Preppers" que emite el canal NatGeo), la figura del "prepper" pareciera estar en alza disparando interrogantes respecto de la disfuncionalidad de los sistemas actuales y los desafíos que presenta la creciente complejidad para el individuo.

Quizás uno de los aspectos más interesantes que emergen de esta tendencia, como se debatía el jueves en Club I+, pasa por entender que el acierto de la mentalidad "prepper" reside en poder entrenarse en pensar y visualizar escenarios que se salgan de nuestra normalidad. Es realmente tentador especular con qué transformaciones o innovaciones podrían darse si este tipo de predisposición individual fuera más corriente. A su vez, empezar a desarrollar estrategias descentralizadas y aptitudes auto-suficientes aparece como una actitud de lo más cabal hoy día, en particular viendo la ineptitud de los estados y las grandes organizaciones para lidiar con las crisis o los escenarios inesperados.

En esta línea, los seguidores de esta tendencia se centran en preparase en cuatro áreas que consideran estratégicas: agua, alimentos, refugio y seguridad, e incluyen aspectos como abastecimiento y almacenamiento de recursos, selección de locaciones seguras, defensa personal y construcción de redes de supervivencia. Sin embargo, una idea que afloró con persistencia el jueves es el concepto de que hay que tratar de salir de la lógica binaria de apreciación del riesgo que propone la filosofía "prepper" y pensar más en términos de un "continuo" de evaluación de riesgos, de manera de incluir no sólo las posibles catástrofes sino también todas aquellas situaciones cotidianas que pueden presentar un amenaza para nuestra vida (desde fumar pasivamente a utilizar la bicicleta como medio de transporte en una ciudad como Bs As, por ejemplo).

Si hay algo positivo que podría estar generando todo este auge supervivencialista es precisamente cierto anoticiamiento respecto de la importancia de asumir responsabilidad por nosotros mismos y no depositar tanta confianza en entidades hegemónicas... ¿será por este "emergente espíritu autónomo" que algunas narrativas recientes se concentran en grupos de individuos actuando en conjunto al margen de grandes instituciones? Me gustaría pensar que sí.

Esta lectura más integral y menos lineal del riesgo que mencioné antes, junto con la idea de que todos tenemos la capacidad de entrenarnos para ser más independientes (aunque a menudo esta predisposición se encuentre un tanto atrofiada), se podrían conectar con algunas de las ideas del ensayista Nassim Nicholas Taleb, quien en su reciente libro "Antifragile: How To Live in a World We Don't Understand" plantea que en vez de concentrarse en prepararnos para los llamados "cisnes negros" hay que construir sistemas y mentalidades que sean "anti-frágiles", capitalizando y aprendiendo a partir del desorden, la volatilidad y el estrés (http://www.slate.com/articles/health... ).

"If antifragility is the property of all these natural complex systems that have survived, then depriving them of volatility, randomness, and stressors will harm them. Just as spending a month in bed leads to muscle atrophy, complex systems are weakened or even killed when deprived of stressors."

Quizás este pequeño guiño a la complejidad colabore con la injusta mala prensa que la misma tiene, en particular cuando se libra una batalla en el campo simbólico y estético donde una concepción pendular indicaría que los caminos son o asumir una actitud paranoica y freak, o vivir despreocupadamente sin ningún tipo de conciencia respecto de los peligros y riesgos.

Para más ideas y discusiones sobre este tema recomiendo escuchar la reunión nº35 del Club I+ a partir del minuto 00:37 aproximadamente.
http://www.riorevuelto.org/site/inde...
 
Última modificación del comentario realizada el 03/12/2012 19:24
De la ironía a la renuncia en un movimiento
Lau, 20/11/2012 19:14
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Según la columnista Christy Wampole cada generación tiene su mecanismo de defensa, en los 90' la Generación X se aferraba a la apatía como manera de lidiar con la disconformidad, el enojo, la melancolía (no en vano la figura del "slacker" tirado todo el día en el sillón es uno de los íconos de esa época). Para Wampole el arma elegida hoy por las nuevas generaciones para lidiar con el vacío existencial, el desconcierto, la excesiva conexión, es la ironía.

Así, en la editorial titulada "Cómo vivir sin ironía" la autora navega una serie de interrogantes vinculados al modo en que este recurso se ha transformado no sólo en una retórica concreta, sino más bien en una forma de vida en la que se evita la honestidad, abunda la artificialidad y el humor se utiliza como eventual defensa ante un verdadero auto-análisis.

Este interesante punto de partida me recordó cuando a principios de este año analizamos a los "comedy natives", aquellos jóvenes que han crecido en tiempos de "sitcoms" y que se sienten cómodos con el humor como medio de auto-referenciación. Habíamos identificado también que hoy tanto el humor irónico como el absurdo servían a un doble propósito: como paliativo individual ante una realidad quebrada y como tranquilizadora certificación de inviabilidad. Desde la proliferación de productos web, al estilo 9gag, a ejemplos más vernáculos como Malena Pichot no es difícil entender el rol descompresor de esta tendencia.

Por todo esto resultó alentador encontrar otras hipótesis que apuntaran a la figura de la ironía como un nexo directo con procesos nocivos de desconexión y evasión de la crítica. En esta línea Wampole apunta:

"The ironic frame functions as a shield against criticism. The same goes for ironic living. Irony is the most self-defensive mode, as it allows a person to dodge responsibility for his or her choices, aesthetic and otherwise. To live ironically is to hide in public."

Y sigue: "...it signals a deep aversion to risk. As a function of fear and pre-emptive shame, ironic living bespeaks cultural numbness, resignation and defeat. If life has become merely a clutter of kitsch objects, an endless series of sarcastic jokes and pop references, a competition to see who can care the least (or, at minimum, a performance of such a competition), it seems we've made a collective misstep. Could this be the cause of our emptiness and existential malaise? Or a symptom?"

A su vez, en la nota se dispara específicamente contra un subgrupo que hace de la ironía y el sarcasmo su comodín: los hipsters (otra tendencia que también hemos trabajado aquí y en particular en relación al uso del humor como deflector crítico: http://www.riorevuelto.org/site/inde... ).

Hay que decir de todas formas que la editorial se vuelve un poco light por momentos planteando que una manera de contrarrestar este movimiento es examinar la forma en que te vestís o hablás, o bien citando como contracara deseable del "ironic-living" cierto espíritu cívico o de participación en la comunidad -algo así como que la antítesis del hipster ensimismado sería el joven que vota. Casi podría decirse que la autora parece afectada por esta misma insustancialidad a la que critica.

En cualquier caso algunas de las preguntas que se hace Wampole respecto del impacto que este tipo de fenómenos tendrán es algo de gran relevancia en el mapa cultural actual, en especial cuando hay tanto en juego como ahora... ya sea respecto de la viabilidad de ciertos estilos de vida por sobre otros (estructura vs inorganicidad), respecto de la posibilidad de innovar sin ceder ante la nostalgia, pero fundamentalmente respecto de poder tomarnos más en serio a nosotros mismos sin que esto nos endurezca o nos haga perder frescura.

Si el estilo de vida irónico es una respuesta temporal a los problemas de "mucho confort, mucha historia y demasiadas opciones" como se señala en el artículo, quizás vaya siendo hora de pensar en modelos que en vez de padecer este panorama puedan sacar provecho del mismo.

How to Live Without Irony
http://opinionator.blogs.nytimes...  
Última modificación del comentario realizada el 22/11/2012 14:18

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15  de 47

Copyright © 2015 Riorevuelto AC. Todos los derechos reservados.