Riorevuelto.org
Seguinos en: Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12  de 47
Cuando la película "es" la publicidad
Lau, 24/07/2013 18:31
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Si el "product placement" ya venía siendo una práctica común en el ámbito artístico, en particular en la industria del cine y la televisión, el siguiente -y lógico- paso era la idea de la customización de los guiones para directamente construir piezas artísticas en torno al producto que se quisiera promocionar. De este modo, en los últimos años corporaciones sin ningún tipo de vínculo con el entretenimiento o el arte vienen experimentando con este modelo, en particular en la web (http://www.springwise.com/teen-reali... ). La idea ya no pasa tanto por introducir una publicidad en una película, sino por hacer de la película una pieza de promoción.

El exponente más reciente de esta perversa vuelta de tuerca es el film "The Internship", protagonizado por Vince Vaughn y Owen Wilson a estrenarse próximamente. La película, como comenta una reseña del New York Times, es el sueño de todo departamento de marketing, ya que a través de su trama y los personajes que presenta sirve como un perfecto dispositivo publicitario para Google (promocionando tanto sus productos como la idea misma de la empresa y lo que implica trabajar allí).

La historia está centrada en dos amigos que luego de perder sus trabajos como vendedores aplican para realizar una pasantía en el campus de Google. El guiño pasa por el hecho de que ninguno tiene conocimientos tecnológicos y que sus edades superan los estándares de Silicon Valley.

"Google clearly thinks the film can do wonders for recruiting. Last month, Larry Page, Google's chief executive, said the company had participated because the movie made computer science cool and might encourage people to pursue it. Last week, Google drove employees and interns in buses to see the movie, drink at an open bar and see Mr. Vaughn, Mr. Wilson and Mr. Levy in person."

Más allá de que el director del film, Shawn Levy, se esfuerza en aclarar que siempre tuvo el control creativo, que la película "fue irreverente" y que no estaba respondiendo a ninguna otra agenda que no fuera la de entretener, es difícil no dudar al menos un poco tanto de su maniobrabilidad creativa como de sus motivaciones, en particular al observar el estado de postración ante las corporaciones en el que parece encontrarse el artista promedio hoy día.

A Feature Film, Starring Google
http://bits.blogs.nytimes.com/20...
 
Última modificación del comentario realizada el 25/07/2013 02:32
"Camp Grounded": los adultos que jugaban a ser niños
Lau, 15/07/2013 16:21
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Luego de sufrir un severo cuadro de estrés y agotamiento producido por largas horas de trabajo y una vida poco saludable, el periodista Matt Haber se propuso experimentar por un par de días el programa "Camp Grounded", un retiro voluntario creado por la organización Digital Detox (http://thedigitaldetox.org/... ). Sin embargo, más allá de la invitación un tanto esperable a "desconectarse", llama la atención el enfoque de esta organización.

Según la descripción del cronista, cuando uno llega a "Camp Grounded", un antiguo cuartel de Boy Scouts abandonado y ahora reciclado en las afueras de San Francisco, algunas de las inscripciones que pueden leerse en carteles de madera pintados son:

a) No están permitidos los dispositivos tecnológicos
b) Prohibido hablar de trabajo (dejar tu ocupación y títulos afuera)
c) Prohibido hacer "networking"
d) No se habla de las edades

Y esto no es todo, cada asistente a este retiro de tres días tampoco puede usar su nombre real. Aquí todos se manejan con nombres de fantasía, como cuando eran chicos y jugaban inventando historias. Esto no es una casualidad, ya que la iniciativa apunta precisamente a generar una especie de regresión temporalizada en la que los adultos puedan salirse de sus rutinas y volver a la niñez por un rato. En palabras de los propios creadores, el programa consiste en "three days of color wars, talent shows, flag-raisings and other soothingly regressive activities".

Si bien el foco en principio pareciera estar puesto en la idea de la desconexión tecnológica, entendiendo que el malestar y el estrés comienzan con la hiperconexión -un diagnóstico corriente a esta altura-, vale destacar el enfoque infantilizado y "retro" de la propuesta. Desde la estética general del campamento, a las actividades que se realizan (se cierra con una fiesta símil graduación ambientada en los 80s), el "vibe" que se trasmite es claramente el de añoranza de tiempos pasados. El presente, y con él una adultez en crisis, parecen evocar algo más cercano a la ansiedad o la indecisión.

"Camp Grounded, Digital Detox's biggest event thus far, was designed less to be a spiritual journey than a whimsical return to childhood. Campers, who spent $300 for the weekend, were sent maps, instructions and a suggested packing list designed with a self-consciously retro style that wouldn't be out of place in a Wes Anderson film."

Por si quedan dudas de que una de las cuestiones fundamentales que se debate en el trasfondo es la constante dualidad simplicidad vs complejidad, es interesante remitirse a la filosofía con aires budistas de uno de los co-fundadores de Digital Detox, en el sentido de que se hace referencia a tener plena consciencia del presente y a la importancia de permanecer en el momento: "There's always going to be more media, more to do outside of where you are. The only moment that matters is right now."

Así ,"Camp Grounded" se convierte en una perfecta postal que refleja elocuentemente esta batalla entre una sensiblidad naif maravillada con lo despojado y una construcción madura que saque verdadero provecho de la adultez. A su vez pone en relieve aquellas problemáticas cruciales para el individuo hoy: ¿cómo nos llevamos con el paso del tiempo?, ¿cómo conformamos nuestra identidad? y ¿qué relación tenemos con nuestro trabajo?

No es casualidad que la palabra "grounded" en el inglés tenga varios significados, uno de ellos referido al hecho de "estar castigado" o de "estar en penitencia", una figura común en la infancia o temprana adolescencia. Por otro lado, ¿quién hubiera pensado que eso que muchos detestaban de chicos, el campamento de verano o la colonia de vacaciones a la que te mandaban forzadamente, podría convertirse en algo remotamente atractivo de grandes?

http://www.nytimes.com/2013/07/07/fa...  
Última modificación del comentario realizada el 18/07/2013 18:20
Arreglos "LAT", ¿últimos coletazos de un modelo en crisis?
Lau, 08/07/2013 13:41
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Como bien indica la editorial de Clarín publicada la semana pasada, el fenómeno de los LAT (del inglés Living Apart Together), es decir las parejas que deciden vivir en casas separadas, no es nuevo. Lo que sí es novedoso, es la creciente aceptación social que está teniendo esta modalidad.

Al igual que con los "singles" en su momento, ya resulta familiar la sintomática respuesta de esta cultura en la que ante el cuestionamiento de facetas más tradicionales se intenta negar u ocultar una discusión... hasta que ya no queda más remedio que abrir el diálogo, un poco empujados por las circunstancias de época.

De este modo, tal vez algunos se desayunen con que el fenómeno LAT ya no es patrimonio exclusivo de los EEUU, y que según la última encuesta anual de hogares de la Ciudad de Buenos Aires en los últimos treinta años ese tipo de hogares casi duplicaron su participación. Al mismo tiempo, se estima que en Inglaterra una de cada diez personas tiene esta clase de arreglo y que en los EEUU 3.5 millones de parejas asumen este estilo de vida (un dato más actualizado que el ofrecido por Clarín que responde el censo de 1990).

Algo curioso es que aquellos que se deciden por esta modalidad no son sólo parejas que han tenido largos matrimonios y que recurren a esta medida para oxigenar la relación o para evitar el divorcio. Según el Economic and Social Research Council que se dedicó a estudiar los arreglos LAT en Inglaterra, una proporción nada despreciable dentro de este conjunto eran menores de 35 años (un 61%).

Indagando en algunas de las motivaciones detrás de esta tendencia, uno de los argumentos más escuchados tiene que ver con la intención explícita de evitar el desgaste y la rutina que vienen aparejados con la "convivencia absoluta". Casi podría pensarse como una medida preventiva ante el paso del tiempo y el acostumbramiento, un aspecto clave que abre toda una gama de interrogantes en torno a las estrategias de auto-preservación de la pareja, los grados de libertad en la misma y la articulación virtuosa con las nuevas dinámicas urbanas (trabajos más demandantes, numerosas actividades, conectividad continua, etc).

A su vez, recorriendo el abanico de matices que va desde los modelos más tradicionales hasta llegar a los arreglos LAT, una subtendencia pintoresca que quizás podría ser considerada una antesala a esto, es la de las parejas que viven juntas pero no comparten cuartos. Así, respaldados por estudios que indican que la calidad del sueño disminuye considerablemente al compartir el lecho, y haciendo prevalecer un espíritu práctico a la hora de dormir, muchos eligen tener dos cuartos en la misma casa. Sobre esto comenta David Randall en su reciente libro "Dreamland: Adventures in the Strange Science of Sleep": "Architects and construction companies surveyed by the National Association of Home Builders predict that by 2016 more than half of all new custom-built homes in the United States will have separate master bedrooms." (www.salon.com/2012/08/14/sepa... )

Si bien se hace patente lo difícil que es discutir ciertos temas, y probablemente recién se esté tocando la punta del iceberg de lo que implica un debate profundo sobre la pareja, es sin dudas positivo encontrarse con una mayor difusión de noticias como ésta. De hecho, el camino recorrido puede rastrearse observando el lugar que fue ocupando el fenómeno LAT en los medios durante la última década, pasando hace unos cuantos años de ser referenciado fundamentalmente como una excentricidad aislada en secciones como "Home and Garden" (http://www.nytimes.com/2006/05/04/ga... ), a figurar como apostilla en la tapa del diario dominical y ser discutido en la sección "Sociedad" (http://www.clarin.com/sociedad/parej... ). Quién sabe, quizás para dentro de unos años aparezca en primera plana con un titular completo...
 
Última modificación del comentario realizada el 09/07/2013 15:08
"Neuro-boom": reduccionismo en su máxima expresión
Lau, 01/07/2013 15:51
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Los neurocientistas bien podrían ser los tarotistas del futuro, y así sin más que mirar una tomografía por resonancia magnética de tu cerebro (http://www.guardian.co.uk/science/20... ) en vez de tu mano decirte por qué sos como sos y qué podés esperar, desde descifrar de dónde vienen tus inclinaciones políticas o tus gustos estéticos, hasta explicar por qué estás deprimido o podrías ser un adicto. Y si te parece que estoy exagerando basta con abrir el diario y leer las noticias más recientes sobre este tema (http://www.salon.com/2013/06/30/you_... ) o descubrir la última novedad en el campo de las neurociencias, que en los últimos años ha dado lugar al surgimiento de disciplinas como la "neurofilosofía", la "neuroestética" o la "neuropolítica", entre otras.

En esta línea la nueva estrella parece ser la recién llegada "neurocriminología", cuya premisa no hay que ser adivino para anticipar. Esta disciplina se propone utilizar la neurociencia para entender y prevenir actos criminales, trazando una relación entre las malformaciones cerebrales y anomalías funcionales que pueden observarse mediante técnicas de resonancia magnética, y la predisposición de una persona a cometer actos de violencia (http://online.wsj.com/article/SB... ).

Cualquiera que leyera esto podría confundir realidad con ficción, remontándose a escenarios dignos de películas como "El vengador del futuro". Sin embargo es paradójica la sensación que genera esta clase de noticias, ya que si bien por un lado se percibe un claro avance en lo tecnológico, por otro lado también se hacen tangibles lecturas deterministas y pulsiones irracionales que nos conectan más con la edad media que con una sociedad avanzada.

Probablemente este vínculo entre lo moderno y lo antiguo no sea casualidad, en un momento en que en distintos ámbitos de la cultura actual parece haber una discusión o una puja contante entre estas dos facetas opuestas. De la mano de esto quiero destacar una tendencia que se ha referenciado bastante en el último tiempo en Club I+, y que tiene que ver con el fenómeno del auge "parareligioso" y la fascinación con lo sobrenatural o esotérico en un marco de creciente complejización técnica y de gran conflicto para el individuo. Simultáneamente dentro de esta tendencia se ha llegado a hablar del "neurofundamentalismo" como una manera de entender al individuo y la realidad a través de un prisma acultural lindante con el dogmatismo religioso.

Para más sobre cómo esta fenomenología parareligiosa está moldeando las predisposiciones y cosmovisiones actuales recomiendo escuchar la última reunión del Club I+: http://www.riorevuelto.org/site/inde...

Tendencia relacionada: http://www.independnet.org/site/inde...  
Última modificación del comentario realizada el 04/07/2013 14:48
Un futuro en el que los dispositivos nos "lean" a nosotros
Lau, 24/06/2013 13:07
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Si hace un tiempo habíamos especulado con qué sucedería en la medida en que nuestros dispositivos electrónicos obtuvieran cada vez más información sobre nosotros (¿rehuiríamos ante esa catarata de datos o los tendríamos en cuenta para tomar decisiones y planificar?), una nueva vuelta de tuerca nos obliga a seguir indagando en el impacto cultural de estas innovaciones. Entonces, ¿qué pasaría si estos aparatos no sólo recogieran información y pudieran realizar predicciones, sino que también interpretaran nuestros sentimientos?

Precisamente a esto último apunta el campo de la "emotional artificial intelligence" (también conocida como "affective computing"), dejándonos entrever que este escenario podría volverse realidad en un futuro no muy lejano. Actualmente compañías como "Affectiva" (http://www.affectiva.com/... ) y "Beyond Verbal" (http://www.beyondverbal.com/... ) entre otras, se encuentran trabajando en desarrollos que permitan entrenar a las computadoras para reconocer las emociones humanas basándose en las expresiones faciales, los tonos de voz y el análisis del discurso.

Así, este tipo de ideas despierta toda una gama de preocupaciones, desde aquellos que se inquietan -quizás con cierto tino- por los posibles usos invasivos y con fines publicitarios de estas tecnologías, a visiones más "orwellianas" en las que las compañías de seguros o los empleadores podrían estar monitoreando nuestros estados anímicos para reorientar sus políticas o estrategias productivas.

"We are talking about massive archives of personal data that are really revealing. Not to mention that there is definitely something unsettling about emotion recognition becoming another part of our lives that is archived and scrutinized."

Pero no todo avance tiene que ser en negativo, también pueden imaginarse diversas aplicaciones constructivas, incluyendo la posibilidad de autodiagnosticarnos y entendernos cada vez mejor... siempre y cuando se acompañe la innovación con una actitud orientada a aprovechar las posibilidades de la época con un sentido estratégico e integral.

If Our Gadgets Could Measure Our Emotions
http://www.nytimes.com/2013/06/02/te...
 
Esperando el siguiente giro: "binge TV" y cambios en la narrativa
Lau, 17/06/2013 15:50
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Con la llegada del final de temporada de varias series actuales una gran sensación de zozobra e insólita disponibilidad podría estar invadiendo muchos hogares. Una escena que no parece muy descabellada si nos guiamos por números recientes revelados por el MIT's Technology Review que indican que en promedio los estadounidenses pasan 145 horas frente a la TV al mes (con un promedio diario de 4:51hs en el 2012 según la misma fuente).

De este modo, la televisión no sólo ha acaparado la conversación presencial (http://online.wsj.com/article/SB... ) y online (se utiliza el término "social TV" para hablar de las conversaciones en tiempo real sobre televisión que se dan en la Web), sino que pareciera haberse convertido en "el lugar" para encontrarse con la familia o amigos, articular cierta sociabilidad y generar un consenso cultural con el resto de la sociedad.

"...if we share that binging with our families or friends, we can make that world - that show - a place of sudden commonality. Think about all those couples with crazy busy, vastly different days creating shared spaces of intimacy around watching even seasons-old shows together after their kids sleep."

Simultáneamente el fenómeno del "binge TV" da lugar a un reacomodamiento en lo referido a la manera en que se cuentan las historias y se producen las series, poniéndose el foco en lo que se denomina "hiperserialización" -lo opuesto a la TV episódica y fácilmente descontextualizable. Como explican los creadores de series actuales consideradas exponentes de esta tendencia (Game of Thrones, Homeland, Breaking Bad, Mad Men, etc.), el objetivo fundamental es generar un "enganche" en el televidente por medio de "plot twists" (giros narrativos) y líneas argumentales continuas, en un meticuloso y controlado juego de dilaciones y suspenso.

Así lo explica Carlton Cuse, uno de los escritores de la serie "Lost": "It's like the people who make potato chips. They know how to put the right chemicals in there to make you want to eat the next potato chip. Our goal is to make you want to watch that next episode."

La comparación entre las reacciones fisiológicas y psicológicas que genera este hábito y las que produce el consumo de drogas ya es un lugar común, a tal punto que no sólo se está estudiando el efecto que la TV tiene en nuestra cabeza (se ha acuñado el término "neurocinematics" para referirse al estudio de cómo los films interactúan con el cerebro), sino que se está prestando especial atención a cómo impactará esta tendencia de la precisión narrativa y serialización a futuro.

"Before DVDs, Internet streaming, and video-on-demand, fans of television had two choices: (1) watch whatever program happened to be on, however idiotic it was, or (2) experience immediate endorphin withdrawal. Now we have a third: watch the shows we like for as long as we like. Serialized, streaming TV is tailor-made to keep the endorphins flowing." (http://www.thedailybeast.com/newswee... )

Pero quizás la idea más inquietante tenga que ver con la constatación del rol tipo "emotional buffer" que la TV está teniendo como dispositivo que amortigüa frustraciones o fracasos, y a su vez, que genera cierta calidez y bienestar temporal en vidas en algunos sentidos cada vez menos "habitables".

"We don't just watch, we occupy. We inhabit it. It has become the structural equivalent of our place in the country, our second home. So much of the near world is unpleasant or testing. It is nice to have a respite, and nicer still to maximize this effect by binging."

*Información citada del MIT's Technology Review: http://www.technologyreview.com/grap...  
Última modificación del comentario realizada el 17/06/2013 21:36
Un malestar subterráneo para el mundo desarrollado
Lau, 03/06/2013 16:02
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

"En un tiempo definido por el progreso social e innovaciones increíbles, nunca hemos estado tan abrumados por la tristeza o más consumidos por el daño que nos hacemos a nosotros mismos"

Este potente prólogo es el comienzo de un informe especial sobre la epidemia de suicidios en los EEUU publicado hace una semana en la revista Newsweek. Tomando como punto de partida resultados del CDC (Centers for disease control and prevention) dando cuenta del aumento en la tasa de suicidios en la última década (http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwr... ), particularmente en la franja de los Boomers, el material va mostrando un panorama mucho más complejo e inesperado de lo que cualquiera podría imaginar.

Como se explica en la nota ya no sólo es posible hablar de "una nueva epidemiología" del suicidio, sino que lo que en un comienzo podía parecer sólo un "glitch" generacional circunscripto a un grupo específico de la población, con una mirada más profunda muestra señales de ser algo que afecta a distintas capas de la sociedad.

Al parecer el crecimiento de esta tendencia fue algo que pasó desapercibido aún para muchos especialistas, un fenómeno que recién ahora con cierta cobertura mediática está siendo analizado con más detalle.

Si sólo nos remontamos a los datos del CDC mencionados al comienzo, es muy llamativo el aumento en la proporción de muertes autoinfligidas en la franja etaria de los 35 a los 64 años en la última década, pasando de 13.7 muertes cada 100.000 personas en 1999 a 17.6 en 2010. Como destacaron varios medios (http://www.nytimes.com/2013/05/03/he... ), estas cifras marcan un aumento de casi un 30% y establecen un antecedente insólito: en el 2010 hubo más muertes por suicidios (38,364) que por accidentes de auto (33,687).

Asimismo, el reporte GBD (Global Burden of Disease) editado por el Institute for Health Metrics and Evaluation, indica que en el mundo desarrollado durante el 2010 el suicidio se convirtió en la primera causa de muerte para gente entre los 15 y los 49 años de edad, superando a los accidentes automovilísticos y a las afecciones cardíacas (ver gráfico adjuntado).

Más allá de todos estos números que les dejo acá, lo que quizás es insoslayable es que algo está sucediendo, y que diversas problemáticas subyacentes que hemos estado monitoreando estos años (epidemia de depresión, aumento de adicciones, desconsideración por la vida, etc.) podrían estar decantando en este momento. A su vez, este fenómeno es especialmente complicado de analizar ya que no sólo cuesta medir y proveer data confiable al respecto, sino que hay una propensión a sub-reportar el tema y a no discutirlo -precisamente por el estigma que el suicidio carga todavía hoy día.

Sea como fuere lo que también es evidente es que no parece haber muchos modelos o teorías dando vueltas que puedan ofrecer alguna elaboración nueva sobre el fenómeno. En cambio hay que contentarse con modelos predecibles que apuntan a las mismas cuestiones de siempre: soledad debido a la desintegración de la familia, sensación de ser una carga para la sociedad y eventualmente una habilidad para poder con el tiempo considerar semejante acto. Así por lo menos lo explica Thomas Joiner, quien se ha pasado la última década estudiando el tema. Difícil es encontrar alguna vinculación con el hecho de que cada vez más gente viviendo en esta cultura está deprimida y desmotivada... independientemente de si está sola o en familia, o de si tiene un trabajo bien remunerado y obra social.

Cierro con una frase que condensa el aparente dilema de muchos países desarrollados...

"Suicide is not an economic problem or a generational tic. It's not a secondary concern, a sideline that will solve itself with new jobs, less access to guns, or a more tolerant society, although all would be welcome. It's a problem with a broad base and terrible momentum, a result of seismic changes in the way we live and a corresponding shift in the way we die -not only in America but around the world." (http://www.thedailybeast.com/newswee... )

Recomiendo además escuchar la breve intro del Club I+ del 16/05 sobre todo esto: http://www.riorevuelto.org/site/inde...

*Referencias para el gráfico: Institute for Health Metrics and Evaluation, Global Burden Disease 2010, franja de los 15 a los 49 años de edad (países desarrollados). 
Última modificación del comentario realizada el 12/06/2013 11:03
Mundo tóxico, parte II
Lau, 28/05/2013 18:16
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Pensar la realidad como un recipiente que estábamos agitando sin piedad (y sin saber cuáles serían las consecuencias de esta sacudida), era la propuesta hace dos semanas en Club I+ cuando discutíamos acerca de la creciente toxicidad en la sociedad y las inesperadas ramificaciones de la complejidad en la que vivimos. Tratábamos también de relativizar cierta superficialidad que se percibía en los discursos ambientalistas tradicionales en donde siempre pareciera ponerse el foco -tanto en el diagnóstico del problema como en su resolución- en circunstancias netamente coyunturales, en apariencia dislocadas del plano cultural, del modo en que estamos viviendo.

Si vamos a hablar de cómo la cultura actual -y las ramificaciones de la complejidad- impactan el medio ambiente, es pertinente citar algunos materiales recientes al respecto.

Por un lado una nota publicada la semana pasada en Salon.com cita estudios recientes realizados por la Universidad Johns Hopkins que dan cuenta de los elevados niveles de arsénico encontrados en la carne de pollo que se consume, ya que en EEUU drogas basadas en esta sustancia se vienen utilizando desde hace años. Las mismas aceleran el crecimiento de los animales y contribuyen con la pigmentación. A la pregunta de cómo es posible que esto no esté regulado, en la nota se explica que "actualmente no hay ninguna ley federal que prohíba la venta o uso de drogas basadas en arsénico en la cría de pollos". Simultáneamente, hay más reportes de otros despropósitos del estilo, como la utilización de ciertas sustancias (ácido peracético y cloro) para matar bacterias en los criaderos, que al ser altamente corrosivas pueden entre otras cosas generar enfermedades respiratorias al personal que entra en contacto con ellas ("They are mixing chemicals together in these plants, and it's making people sick. Does it work better at killing off pathogens? Yes, but it also can send someone into respiratory arrest") Aquí el informe completo: http://articles.washingtonpost.c... .

La irresponsabilidad por parte de las corporaciones se combina con la inoperancia de los Estados. En lo que refiere al testeo y habilitación de nuevas sustancias en el mercado, hoy día en los EEUU el peso recae fundamentalmente sobre la EPA (la Environmental Protection Agency). Las corporaciones no están obligadas a presentar ningún informe de seguridad respecto de la composición de sus productos - y desde luego que no lo hacen voluntariamente- , y la EPA sólo puede demandar más información a las empresas si puede probar que hay un potencial riesgo. Esto último es particularmente crucial, ya que el modus operandi es que se considera que un químico es seguro hasta que se demuestre lo contrario ("safe until proven dangerous"). Un lógica acrítica y perversa.

Es tanta la cantidad de nuevas sustancias que aparecen en el mercado por estos días que la EPA se encuentra colapsada. Para empeorar las cosas, si esta institución no toma acciones para bloquear un químico que considera peligroso antes de los noventa días de introducido el mismo, las nuevas sustancias obtienen luz verde y comienzan a circular libremente... es decir, llegan a nuestros hogares.

Como expresa un miembro del Fondo para la Defensa Ambiental, es una situación imposible: "The law puts federal authorities in a bind. It's the worst kind of Catch-22. Under this law, the E.P.A. can't even require testing to determine whether a risk exists without first showing a risk is likely."

En consecuencia, de los 85.000 químicos industriales disponibles para el uso actualmente en ese país, la mayoría de éstos no han podido ser testeados para comprobar su seguridad como corresponde.

Ya sólo con esta información no es muy alocado fantasear con generaciones futuras muy contaminadas, como se preguntaba Penelope Jagessar Chaffer del proyecto "Toxic Baby", ¿acaso estaremos criando a la generación más contaminada en la historia del planeta? Y de ser así, ¿qué dice esto de la cultura? Esto es lo que dicen los especialistas: "hazardous chemicals have become so ubiquitous that scientists now talk about babies being born pre-polluted, sometimes with hundreds of synthetic chemicals showing up in their blood."

En sintonía con este inminente escenario, y como se planteaba hace dos reuniones del Club, es claro que la contaminación que estamos viviendo (y la que se viene) tiene que ver con la estructura de nuestras vidas y con problemáticas no lineales que no se resuelven con la disminución en el uso de combustibles fósiles o el cuidado de las ballenas...

Ante toda esta evidencia la conclusión más obvia es que es el propio individuo el que tiene que hacerse cargo de la situación, pero no precisamente como agente suelto y desarticulado como se sugiere en las notas citadas, en el rol de "consumidor" por ejemplo, sino a través de sistemas pensados e iniciativas descentralizadas.

Ayudados por las posibilidades de la época que favorecen enfoques más autónomos en distintos aspectos de la cultura (seguridad, alimentación, educación), hemos llegado a un punto de inflexión en lo que refiere a la organización de las sociedades y el rol del individuo. Tal vez todos estos coletazos e incipientes movimientos señalen un futuro de mayor auto-gestión y maniobrabilidad personal. Sin dudas estamos agitando el recipiente, pero no todo lo que resulte de esta acción tiene que ser algo negativo para el hombre.

Think Those Chemicals Have Been Tested?
http://www.nytimes.com/2013/04/14/su... ;

Corporate greed is poisoning America - literally
http://www.salon.com/2013/05/20/corp...  
Última modificación del comentario realizada el 31/05/2013 23:44
La "E" por la "U"
Lau, 20/05/2013 17:31
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Último comentario de Lau, 24/05/2013 22:18
Gracias al hecho de que pegarle al modelo universitario está prácticamente de moda, lo que hace unos años podía resultar una conversación incómoda o difícil de llevar, hoy se ha vuelto un tema "apto para todo público"...hasta esos padres más tradicionales están teniendo que hacerse a la idea de que quizás sus hijos ya no hagan los cinco años de cursada tal como habían planeado.

Para los que venimos alimentando este debate desde hace años (también con propuestas concretas realizadas desde el marco del proyecto Riorevuelto, http://www.riorevuelto.org/site/inde... ), lo que resulta interesante de analizar son los distintos matices que va tomando el fenómeno en la actualidad.

En esta línea y con los consabidos coletazos que generó la crisis económica en los EEUU (la deuda promedio por estudiante en el 2011 fue de 26.000 USD) no sorprende que las contra-propuestas al modelo académico estén orientadas a una salida laboral rápida en un intento de reubicarse en el cambiante escenario.

Así un denominador común que puede observarse en varias iniciativas recientes es la irrupción del mundo empresarial en el ámbito educativo, ocupando el lugar vacante dejado por la academia para formar a los jóvenes e insertarlos en el mercado laboral. Desde proyectos como "Enstitute" (http://enstituteu.com/... ) y "The Fitz Roy Academy of Getting Shit Done" (http://fitzroygsd.com/#1... ), el foco está puesto en plazos cortos de formación a través de o bien un sistema de "apprenticeships" en empresas (algo así como pasantías), o workshops intensivos con mentores de distintas industrias. El objetivo: lograr jóvenes "industry-ready" en áreas más o menos demandadas (tecnología, diseño, publicidad, negocios).

Independientemente de que uno podría cuestionar ciertos aspectos del enfoque que estos proyectos utilizan (¿cuán integral es realmente el programa?, ¿es posible formar a alguien en seis semanas?) algunas preguntas que surgieron en el Club I+ pasado tienen que ver con el origen de estos proyectos y qué costos presenta este tipo de educación para una persona joven.

Que la alternativa provenga de un ámbito tan disfuncional como el empresarial puede despertar sospechas, en particular si lo que se le debería pedir a un nuevo paradigma educativo es una visión crítica para con el entorno (empresas incluidas), además de cierta inspiración para resolver los problemas presentes en la actual cultura del trabajo... o por lo menos para no reproducir los mismos viejos vicios.

En vez de fomentar individuos que no estén tan pendientes del "mercado" y lo que "se busca" para proyectarse y tener ideas, lo que se está logrando es todo lo contrario. De este modo, lo que parecieran producir estos modelos "Facebook-friendly" que están apareciendo por todos lados es más gente que piense y produzca como el promedio, sin salirse de lo esperable. Toda una generación de chicos que quizás no vayan a la universidad pero que van a ser "encastrados" (precisamente por eso se habla de "industry-ready") en la sociedad de la misma manera que sus pares universitarios.

Inclusive, dada la cuota de "cancherismo" o envalentonamiento que suele acompañar este tipo de ofertas, es posible que el encastre sea aún más nocivo. Basta con darle un vistazo a la nueva camada de "creativos" en distintas áreas como la publicidad, los medios y la tecnología que aparecen hoy en la revista de turno, carentes no sólo de humildad sino también de verdadera innovación.

Finalmente, otra variable sobre la cual se podría indagar tiene que ver con el paso del tiempo y la motivación para aprender. Si el modelo profesional/laboral estándar se encuentra en crisis debido entre otras cosas a la falta de un componente regenerador que lo sustente en el tiempo (ya sabemos que no basta con "hacer lo que te gusta"), ¿qué nos hace pensar que desde este mismo ámbito podrían surgir respuestas a la pulsión de formarse y aprender de manera sostenida? A lo mejor la diferencia entre estos nuevos enfoques y uno superador podría ser el visualizar el aprendizaje no como un proceso que termina cuando se consigue un trabajo o se funda una empresa, sino que continúa a lo largo de nuestras vidas.

Recomiendo escuchar la última reunión de Club I+ a partir del minuto 56 aproximadamente, donde también se tocan conceptos como el de "creatividad de baja intensidad".
http://www.riorevuelto.org/site/inde...
 
Última modificación del comentario realizada el 20/05/2013 17:40
Les dejo una nota sobre el interesante libro de la escritora Kio Stark (http://www.kiostark.com/... ) acerca del aprendizaje por fuera de la escuela, titulado "Don't Go Back to School: A Handbook for Learning Anything", que reúne reflexiones sobre varios temas como por ejemplo cuáles son las claves para el aprendizaje autodidacta, la importancia de la motivación y el sostenimiento de la misma en el tiempo...

Sobre la estructura del "independent learning"

"Independent learning suggests ideas such as "self-taught," or "autodidact." These imply that independence means working solo. But that's just not how it happens. People don't learn in isolation. When I talk about independent learners, I don't mean people learning alone. I'm talking about learning that happens independent of schools."

Sobre la motivación...

"Learning your own way means finding the methods that work best for you and creating conditions that support sustained motivation. Perseverance, pleasure, and the ability to retain what you learn are among the wonderful byproducts of getting to learn using methods that suit you best and in contexts that keep you going."

"There is something really special about when you first realize you can figure out really cool things completely on your own. That alone is a valuable lesson in life."

Sobre lo que le falta a los MOOCs y otras cuestiones...

"MOOCs are designed to put teaching online, and that is their mistake. Instead they should start putting learning online. The innovation of MOOCs is to detach the act of teaching from physical classrooms and tuition-based enrollment. But what they should be working toward is much more radical - detaching learning from the linear processes of school."

"Most people assume you need a PhD to publish in peer-reviewed books and journals, but it's not true-I've published in peer-reviewed venues without even a bachelor's degree, because I learned the material well enough on my own to engage at the cutting edge of human knowledge."

Más aquí: http://www.brainpickings.org/index.p...
 
Última modificación del comentario realizada el 25/05/2013 21:19

Lau, 24/05/2013 22:18
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

¿El fin del DSM?
Lau, 15/05/2013 15:21
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Mucho se ha escrito sobre el DSM en el último tiempo, pero no quería dejar pasar una pequeña apostilla de la semana pasada que me pareció realmente significativa a la luz de lo que se viene discutiendo aquí. Para aquellos que no están familiarizados con las siglas estoy hablando del "Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders", un manual que sirve de referencia para el diagnóstico de enfermedades mentales, muy utilizado en el ámbito de la psiquiatría y la psicología.

En una interesante nota titulada "¿El comienzo del fin para el DSM?" (http://www.salon.com/2013/05/06/begi... ) se explica cómo desde el reputado Instituto Nacional de Salud Mental (el NIMH en los EEUU) se va a dejar de tomar como referencia esta "biblia de la psiquiatría" para sus futuras investigaciones. El motivo es que se considera que a la hora de diagnosticar una enfermedad mental es insuficiente e impreciso evaluar sólo los síntomas, y que la categorización del DSM no contempla información genética, neurológica y cognitiva específica de cada individuo que podría ayudar a realizar una evaluación más acertada.

¿La propuesta para reemplazarlo? Empezar a utilizar una nueva guía llamada "Research Domain Criteria (RDoC)" que se focalice en la información biológica del paciente, acercándose de esta manera un poco más al enfoque que proveen las neurociencias.

Este paso implica no sólo un golpe (o al menos un cuestionamiento) a la metodología tradicionalmente empleada en el campo psiquiátrico, sino que evidencia la profunda crisis y el desconcierto en el que se encuentran en general las disciplinas puestas a resolver esta clase de problemáticas. Hay que decir también que la solución propuesta no es muy superadora tampoco, ya que este nuevo enfoque neurológico no hace más que centrarse en la fisiología y dejar de lado cuestiones que seguramente requieran un mayor nivel de abstracción en el análisis.  
Última modificación del comentario realizada el 15/05/2013 15:24

2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12  de 47

Copyright © 2015 Riorevuelto AC. Todos los derechos reservados.