Riorevuelto.org
Seguinos en: Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10  de 47
Post Amor
Carlos Lavagnino, 19/11/2014 14:59
Registrado: 17/11/2005
Comentarios: 99

Ellos solían hablar mirando las estrellas, pero un día dejaron de hacerlo. Es que las estrellas habían ido desapareciendo. Un creciente resplandor circundante había convertido el cielo en un fondo gris. Y ese calor que sentían, ya no surgía de ellos.

El Imperio estaba ardiendo.

*

El abrazo del amor contemporáneo es una reacción. Un reflejo malherido de preservar las últimas explanadas de una ciudad que se intuye perdida.

La humareda está hecha de materia sustraída de sí misma por apasionadas ráfagas de un mundo de complejidad que está sitiando todo. Podemos jugar unas veces más a una dulce clausura y hacer de cuenta que como las estrellas ya no se ven, otros mundos ya no están, o al menos han sido desairados.

Cruje la costumbre, se adivina la oportunidad, y el amor como comprensión de lo real empieza a perder sus últimas trazas de consistencia.

Se intenta una poesía desesperada; reciclar la falta de aliento como una prueba de riesgo, barnizar al lugar común con una compulsiva post-producción que diluya o postergue lo grotesco.

El trance devora los estandartes que se enclavaban con orgullo en la pretensión de persistencia, y muestra definitivamente la siniestra trama de transitoriedad que siempre implicó su simbología y funcionamiento.

El círculo se cierra, y en el centro están ellos: la pareja, irónicamente enfrentada a una versión fatal del clímax.

El encierro comprime los espacios y cataliza una nominalidad amorosa radical, una cercanía forzada que torna indistinguibles los chispazos provenientes del cerco ardiente, de aquellos propios del andamiaje relacional.

Así, dos se funden en uno. Los últimos aires de vitalidad abandonan los intersticios que quedan entre ambos, y el amor no puede dejar de complacerse con la escena.

Al fin y al cabo, siempre fue la idea. Consuelo de contingencia, gestión de la resignación y un consenso que no puede dejar de ser lúgubre por más que se esconda detrás de una ternura infinita. El amor termina de sonreír y redondea su idiotez trágica.

¿Será posible que todo termine así?

Los mundos tienden a la continuidad y se alimentan de todo aquello que acepte dócilmente su carácter de combustible, vida incluida.

La evolución del amor acaso se inspire en poder volver a mirar a esos mundos, en una búsqueda de Singularidad que requiere de complicidad e imaginación sin precedentes.

Así la vida nunca más podrá ser un insumo escénico y fungible, sino una soñada aventura permanente; y la felicidad sólo será si se sostiene y, con gracia, nunca muta en el hastío de ningún mañana.

*

Cuando el último de los soles simples se apague, yo te voy a estar esperando en las playas prístinas de un mundo aún desierto. La noche será fresca, y será siempre el comienzo. 
Última modificación del comentario realizada el 13/01/2015 20:31
Para leer la nota correspondiente hacé click acá.
Detrás de la moda de "hackear" la comida
Lau, 08/10/2014 12:06
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

"De acuerdo al US Bureau of Labor Statistics la gente gasta 90 minutos al día encargándose de su comida". Si bien a simple vista, y considerando los hábitos de la población en general, uno podría desconfiar de este dato, lo cierto es que para aquellos que no tienen la motivación, los conocimientos o simplemente el tiempo para hacerlo, la problemática de la alimentación se está volviendo una cuestión cada vez más relevante.

Por este motivo es que me sorprendió encontrarme con una serie de artículos dedicados a los pros y contras de cocinar, y sus implicancias tanto culturales como biológicas.

En el extremo opuesto a Michael Pollan y su alegato pro-cocina, me crucé con el apasionado y personal descargo de la autora y chef ocasional Sarah Miller, "Why Cooking Sucks", en donde se explica por qué esta mujer está pensando en abandonar el hábito de cocinar casi por completo (http://www.cafe.com/r/5d668503-c4de-... ).

Con un poco más de estructura argumental y algunos datos coloridos, el artículo "Freedom from food" nos introduce al mundo de Rob Rhinehart, el creador del compuesto nutricional "Soylent", cuyo objetivo es "la máxima nutrición con el menor esfuerzo". Rhinehart es un programador que se propuso "hackear" su alimentación, y que cansado de comer mal, gastar dinero y tiempo, creó este compuesto líquido que hoy en día constituye el 90% de su alimentación (el otro 10% lo ocupa lo que él llama "recreational eating", es decir alimentarse de forma tradicional).

Así, la premisa que se explora tiene que ver con analizar los costos y las ventajas de nuevas opciones como ésta. Una de las primera cosas que se señala, como se mencionaba al comienzo de este post, es el factor del tiempo y la posibilidad de optar por no cocinar, habilitando así otra gestión de los recursos personales ("Simply having the choice of whether to spend time on food, or not, is a valuable and empowering thing..."). Poder elegir siempre es algo positivo, aunque surge la pregunta de si esta pulsión por aprovechar mejor el tiempo no es más que un efecto colateral de una mala gestión general, buscando soluciones de compromiso, parcializadas.

Tal vez se trate más del tiempo mental y la planificación que implica una alimentación saludable que lo que conlleva la ejecución en sí misma. De hecho muchos señalan que el éxito de la comida pre procesada radica precisamente en la reducción del esfuerzo mental y la complejidad. O como Rhinehart lo pone, "No tener que preocuparse por comer es fantástico" (http://www.vice.com/es/read/rob-rhin... )

Más allá de preguntas más obvias como ¿qué impacto en el organismo puede tener ingerir sólo líquidos?, ¿qué sucede con nuestro "microbioma"?, ¿es posible realmente aprovechar los nutrientes de los alimentos haciendo esta especie de ingeniería reversa de los alimentos?, o ¿cuán ecológico es realmente este proceso?, surgen varios interrogantes del tipo cultural; entre ellos, ¿qué significancia tiene la búsqueda de reducción de variables y cuánto nos auto educa a la hora de moldear otras problemáticas de nuestras vidas?, ¿hay algo en el acto social de sentarse a comer (dejando a un lado la ya caduca figura de la cena familiar) que quedaría relegado o desaprovechado por estos nuevos enfoques?...

Al igual que la tecnología, no es la comida la que esclaviza, sino nuestras propias concepciones respecto de ésta y del lugar que tiene en nuestra cotidianeidad, bienestar e incluso identidad. Quizás sea interesante pensar más que en "hacks" para comer más sano, o más rápido, pensar en cómo reconfigurar nuestra relación con ella.

Freedom from food
http://aeon.co/magazine/health/w...  
Última modificación del comentario realizada el 08/10/2014 12:43
Hacia una nueva creatividad
Lau, 23/09/2014 17:53
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

"¿Cómo se transformó la creatividad de una forma de "ser" en una forma de "hacer"? Con esta interesante pregunta como punto de partida el periodista Joshua Rothman reflexiona en una columna reciente del New Yorker acerca de esta moda tan contemporánea que es la creatividad.

Cientos de libros recientes escritos al respecto, uno de los valores más buscados tanto por las organizaciones como por la gente, hoy más que nunca estamos viviendo un boom de lo creativo... Ahora, ¿cómo evolucionó el concepto de creatividad?, ¿en algún momento fue algo más que la mera cualidad de inventar un producto comercializable o crear una obra de arte?, y quizás lo más importante, ¿somos realmente creativos cuando se trata de nuestras propias vidas?

A lo largo de su editorial Rothman intenta desglosar un poco esta noción, explicando cómo se conceptualizaba en otras épocas de la humanidad la creatividad, desde el romanticismo en el que esta variable tenía un vínculo profundo con la imaginación y con el modo en que el hombre se pensaba a sí mismo y al mundo, hasta llegar al día de hoy cuando por contraste pareciera estar más relacionada con la generación de objetos.

En esta línea, quizás resulte útil para pensar nuevas creatividades, entender que el uso que se le da a la misma moldeará el potencial producto que obtengamos. Cómo nos predisponemos a la hora de imaginar, y si consideramos que es necesario repensar las formas actuales en las que se concibe el proceso inventivo -demasiado imbricado en el arte, como se discutía también en el Club I+ semanas atrás-, son aspectos que impactarán en qué tipo de cosas idearemos y construiremos.

En la nota también se habla tangencialmente del tema de los usos alternativos de las cosas, algo que me recordaba la cuestión del "pensamiento divergente" mencionada en la discusión, y pensaba que quizás sea necesario empezar a aplicar esta técnica en relación a la creatividad misma y ver de qué otras formas podría aplicarse.

Pero saliendo un poco de la polaridad que parece no poder eludirse desde la premisa central del artículo, "idear" vs "hacer", y tratando de enfocarse en una creatividad que articule virtuosamente ambas facetas, como se discutía en el ciclo de debates de Hackarta, una pregunta continúa sin respuesta: ¿qué es lo más creativo a lo que podemos aspirar cuando hablamos de invención? Y si pensamos que vivir la vida de uno de forma creativa es uno de los mayores exponentes de lo que sería esta nueva creatividad personal, ¿en qué consistiría esto?

El punto en el que quizás Rothman hace más agua es aquel en el que por oponerse a una lógica de consumo actual en la que lo creativo es un "meta-consumo" más, lo que se plantee sea una ausencia total de resultados o de métricas de evaluación y análisis de la propia invención (¿cuán innovadora es?, ¿funciona para el objetivo que se planteó?, ¿cómo podría mejorarse?, ¿es aplicable a otros casos?, etc.).

Sobre esto dice: "For the Romantics, creativity's center of gravity was in the mind. But for us, it's in whatever the mind decides to share-that is, in the product. It's not enough for a person to be "imaginative" or "creative" in her own consciousness. We want to know that the product she produces is, in some sense, "actually" creative; that the creative process has come to a workable conclusion. (...) We believe creativity is "real" only when a crowd says so; we need creativity to "pay off.""

Ser imaginativo o innovador en nuestras conciencias es el primer (y excluyente) paso, pero si queremos construir mejores vidas necesitamos que esa invención se corporice y se active, sin que esto implique como teme Rothman caer en una lógica mercantilista o en la necesidad de aprobación de una audiencia externa como prerrogativa central. De hecho, despojarla de ese vínculo con la realidad podría ser la forma más cruel de industrializarla y transformarla en un consumo más.

Creativity Creep
http://www.newyorker.com/books/joshu...

Más sobre este tema y sobre el debate en Hackarta
http://www.riorevuelto.org/site/inde...
 
Última modificación del comentario realizada el 24/09/2014 14:43
Escape de la dicotomía ciudad-campo
Lau, 01/09/2014 15:02
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Si bien la idea de dejar la ciudad e irse a vivir al campo no es algo nuevo, esta pulsión parece haber permeabilizado el imaginario con mayor intensidad en los últimos años, en particular impactando en el proyecto de vida de muchos jóvenes profesionales de clase media, que cansados del estilo de vida urbano se han retirado a zonas menos pobladas.
Así lo refleja una nota publicada hace unas semanas (http://www.lanacion.com.ar/m1/171905... ) donde se referencia al fenómeno como "nuevo ruralismo", hijo de aquellos primeros movimientos hippies que devinieron en las comunidades que se instalaron en el Bolsón en la década del 60, y se indaga en los motivos detrás de esta migración voluntaria de la ciudad al campo.

Un aspecto llamativo de la nota remite a las preguntas que se hace el propio cronista respecto de esta movida, preguntando "¿Retroceso civilizatorio o avance hacia una madurez diseñada? ¿Renuncia al confort o reconexión con uno mismo ante la vorágine urbana?" Ambos interrogantes esconden cuestiones fundamentales. Por un lado cabe preguntarse si este lugar común de la "vorágine urbana", o incluso hablar de "estrés urbano", no viene a soslayar un poco lo mal que se vive independientemente del lugar que se habita, estigmatizando la faceta urbana. Después de todo, es más fácil culpar a la ciudad y sus males que examinarnos más de cerca.

Por otro lado, en un momento en que los hitos clásicos de la adultez moderna se encuentran en crisis, qué implicancias estratégicas y operativas - tal vez más a favor de la cultura que del individuo- podrían tener esta clase de movilizaciones. Resulta conveniente que la noción de madurar esté hoy día muy asociada con el recorte general y la reducción de expectativas que conlleva la "vida simple", la pregunta es, ¿conveniente para quién? Ante la falta de imaginación o la dificultad en la implementación de nuevos modelos, uno podría dejarse convencer que estas salidas "de diseño" son un camino plausible... ¿pero cuán sustentables son a más largo plazo?

Probablemente uno de los mayores desafíos en el clásico debate campo-ciudad sea no dejarse caer en esta dicotomía -por más tentador que sea-, y analizar posibilidades o estrategias híbridas y adaptativas, como se discutía hace unos jueves en el Club. En particular en un momento en el que la cultura urbana misma está mutando, dejando pequeños resquicios para que con el tiempo broten nuevas formas, quizás ayudadas por tendencias que se vienen observando en los últimos años como iniciativas de descentralización (algunas más integrales que otras) del espacio y los recursos, una mayor movilidad habilitada por la tecnología, e incluso el replanteo de costumbres muy acendradas socialmente como la noción de tener una propiedad (http://www.salon.com/2014/08/31/amer... ).

Otra dicotomía engañosa que se plantea en estas discusiones suele ser la de la conexión con uno mismo vs la desconexión con el exterior, una necesidad en algún punto sana que emerge de vivir en un medio hiperconectado, derivada de planteos existenciales profundos, pero que también puede terminar enmascarando otras problemáticas vinculadas con el uso y el aprovechamiento de la libertad y nuestras posibilidades. En este sentido y para contrapesar un poco la ola de películas centradas en la vida salvaje y la huida de la civilización que se viene (http://www.nytimes.com/2014/08/28/mo... ), tema muy estetizado recientemente, les dejo una editorial que invita a indagar en los peligros del "forest thinking" (http://aeon.co/magazine/health/j... ).

Para cerrar, la introducción de la reunión 21 donde se propone una nueva visualización de la ciudad a partir de un cambio de mentalidad, como punto de partida para el descubrimiento de nuevos lenguajes de capitalización personal.
http://www.riorevuelto.org/site/inde...
 
Última modificación del comentario realizada el 01/09/2014 15:03
Crítica, la mala palabra
Julieta Vaca Rossi, 15/08/2014 17:20
Registrado: 04/02/2014
Comentarios: 3

Último comentario de felipe, 20/08/2014 18:51
En el último tiempo me vi enfrentada a situaciones en donde se me reprimió por opinar. Se me ha tildado de rompebolas, de insoportable y de parecer una vieja. "Uy, criticas todo", "¿Quién sos vos para decir eso?", "¿Desde dónde te atreves a plantearlo?", son sólo algunas de las cosas que nos dicen a los que nos animamos a explorar ese terreno. En el presente, la crítica está impregnada de un sentido negativo, pero me gustaría exprimir este concepto y sacarle el jugo positivo y constructivo que tiene dentro.

Criticar es elaborar un juicio u opinión. Muchas veces se confunde con reprobar, censurar o hablar mal de alguien, pero nos olvidamos que en realidad significa analizar, evaluar, examinar, comparar y cuestionar, siendo todos estos verbos, en mi opinión, indispensables. ¿Por qué? Me dirán que la vida es mejor vivirla de manera simple, sin pensar tanto y dejándose llevar por cada experiencia. Pero a mi parecer han caído en una trampa: el abstraerse de un momento para preguntarse por su importancia y el disfrutarlo no son excluyentes, deberían ser complementarios. Ante la complejidad creciente de la época y las posibilidades sin precedentes que podríamos explotar, hoy parece especialmente importante suscribirse a una política de crítica cultural.

En un mundo donde la masividad nos condiciona, donde las redes sociales nos imponen un "nosotros", donde las diferencias y las individualidades se licuan en un todo, ¿no deberíamos estar más abiertos que nunca a la crítica independiente? ¿Por qué queremos ser todos iguales cuando tenemos la chance de ser únicos?

Una de las consecuencias más problemáticas de esta visión anti-reflexión cultural es que, del mismo modo que cada vez nos cuesta más ser críticos con las cosas, se nos hace más difícil ser críticos con las personas. La imposibilidad de la crítica se ha filtrado e institucionalizado en nuestras relaciones, y no sólo nos inhibimos de emitir nuestros juicios, sino que nos negamos a recibir los de los demás.

Pareciera que hemos sido entrenados por la cultura para creer que respetar la libertad del otro es equivalente a no cuestionarlo, no involucrarse en su vida, lo que causa un debilitamiento de la comunicación y nos deja en un estado de extrema susceptibilidad. Pero no estar dispuestos a recibir con los brazos abiertos las críticas de nuestro entorno parece ser un síntoma de que tampoco estamos dispuestos a analizarnos profundamente nosotros mismos. La crítica, en sus dos instancias de producción y recepción, podría ser una herramienta que ayude a fortalecer una relación en vez de debilitarla.

Un crítico no debería ser visto como una persona bélica que busca generar conflictos, sino como alguien que cuestiona su entorno de manera constructiva e independiente. La compensación orgánica de un espíritu de crítica, para que no resulte injustificado, debería ser construir más, no criticar menos.

Me imagino que sería beneficioso, tanto para nosotros mismos como para los demás, que bajemos la actitud defensiva ante una opinión diferente. Habría que quitarle la exclusividad a los críticos expertos, arrebatarle a los académicos la potestad de hacer pensamiento, y entender que todos estamos capacitados para reflexionar e imaginar cosas mejores, para ser analistas culturales dispuestos a construir con creatividad un futuro diferente. Tal vez llegue el día en que me devuelvan un "¡Qué interesante!", "Che, la verdad es que no lo había pensado" o incluso un "No estoy de acuerdo con lo que planteas, pero..." y se genere un interesante debate.
 
Última modificación del comentario realizada el 19/08/2014 17:03
Brillante... 

felipe, 20/08/2014 18:51
Registrado: 20/08/2014
Comentarios: 1

Solos con nosotros mismos, ¿el peor programa?
Lau, 29/07/2014 17:28
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

¿Cuán bueno sos entreteniéndote a vos mismo? ¿La idea de quedarte solo con tus pensamientos un rato, te produce placer o te inquieta? Si te respondiste afirmativamente por la segunda opción, entonces pueden interesarte los hallazgos de un equipo de investigadores de la universidad de Virginia que se pusieron a indagar en esta problemática. El equipo liderado por el científico Timothy Wilson realizó numerosos experimentos cambiando las variables pero siempre en torno a una misma premisa: pedirle a la gente que deje de lado las distracciones y estímulos externos, y que se entretenga sola durante 6 o 15 minutos según el test.

Teniendo en cuenta la increíble capacidad que tenemos, ya sea por la posibilidad de evocar recuerdos, fantasear, planear o hasta entretenernos tratando de resolver problemas del día, los investigadores pensaban que no podía ser muy difícil cumplir esta tarea... pero los resultados les demostraron todo lo contrario. La mayoría no sólo no practica este tipo de contemplación muy seguido, sino que los que lo hacen no lo encuentran algo placentero.

De las personas que se sometieron a la prueba el 32% hizo trampa, es decir no pudo mantenerse entretenido sin recurrir a algún estímulo externo. Como los estudios iniciales habían sido realizados sobre una base fundamentalmente joven, y para comprobar si esta dificultad no era algo generacional más que otra cosa (los adolescentes y su incapacidad para mantenerse desconectados del celular), repitieron el experimento ampliando el rango de edades (de 18 a 77 años, con una media de 48). Sin embargo, aún así todavía más gente hizo trampa, el 54%.

Finalmente para complejizar más el tema, se trabajó con la siguiente hipótesis: ¿qué es mejor, ningún estímulo o un estímulo negativo? De esta forma se sometió a los participantes al mismo experimento que antes pero esta vez se les ofreció la posibilidad de que presionando un botón sufrieran una mínima descarga eléctrica. Para sorpresa de los investigadores, un cuarto de las mujeres y un tercio de los hombres recurrieron a esta opción para divertirse.

Hay algo descorazonador en el hecho de que cueste tanto estar solos sin distracciones, y que habla de la crisis de gestión de los recursos personales (auto reflexión, imaginación, planificación), en particular cuando las agendas se vacían, aunque sea momentáneamente, y que habla también de la dificultad para disfrutar la soledad en sí misma. Así como pareciera no haber una connotación muy agradable o productiva de la soledad, también se concibe a la auto contemplación o el llamado "self-awareness" como algo que deviene en dinámicas negativas para el individuo, como la rumiación, de ahí frases tan exaltadas culturalmente como "no te enrosques, pensá menos". Pero en realidad, como Wilson explica, esta conciencia sobre nosotros puede resultar muy útil para la fantasía, la resolución de situaciones, la reducción del estrés e incluso la construcción identitaria.

Una de las hipótesis más fuertes del equipo de Wilson es que este tipo de comportamientos cuesta tanto porque hemos evolucionado para estar constantemente monitoreando el exterior en busca de peligros y oportunidades, y que por eso es un tanto antinatural estar en estado reflexivo por mucho tiempo. Ahora, qué tal pensar qué tipo de aleccionamientos estamos recibiendo de la época que nos toca vivir más que de nuestra herencia evolutiva y cómo nos auto condicionamos; y por qué no pensar que es posible articular una relación virtuosa con el exterior sin descuidar esa muy necesaria conexión con nosotros mismos. ¿Una buena noticia?: esta actitud se puede entrenar y desarrollar con el tiempo.

People Prefer Electric Shocks to Being Alone With Their Thoughts http://www.theatlantic.com/health/ar...
 
Última modificación del comentario realizada el 30/07/2014 14:37
La época propone... ¿quién dispone?
Lau, 10/07/2014 14:45
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

En una época en que los roles tradicionales parecen desdibujarse cada vez más, es común escuchar historias en las que las conductas y las expectativas sobre los sexos parecen intercambiadas, chicas que se comportan como chicos y viceversa. Dejar atrás determinados estereotipos puede ser liberador y hasta algo positivo en términos culturales, pero no es un proceso exento de complejidad y de riesgos.

En este sentido una nota publicada el fin de semana en Clarín sobre las "previas" entre amigas, refleja hasta qué punto ciertos corrimientos generan nuevos conflictos, y muestra también el desconcierto generalizado a la hora de relacionarse. Según el estudio llevado a cabo por la fundación DAAT las chicas toman hasta diez veces más del límite tolerado por su cuerpo (el consumo adecuado en una mujer es de 125 cc. por día de alcohol, pero según el informe el 85% de las chicas consultadas toma en una previa un promedio de 1.250cc). http://www.clarin.com/sociedad/chica...

Indagando un poco en las motivaciones, varias de las entrevistadas admiten que lo hacen para perder las inhibiciones y soltarse antes de salir. A partir de ahí el artículo va tejiendo una red de hipótesis, algunas más acertadas que otras...

Por un lado se reafirma el rol ya clásico del alcohol como vehículo casi inevitable para socializar y divertirse (algo que aplica a ambos sexos), pero resaltando el papel particularmente complicado que tienen las chicas ahora, en un momento en el que desde el imaginario cultural se esperan otras cosas de ellas: "Lo que obtienen es una desinhibición momentánea. Hoy, una chica que no tiene rápidamente relaciones sexuales es considerada una mojigata y es marginada. Es lamentable que vivan el ejercicio de la sexualidad como una forma de no quedar relegadas: el placer no existe".

Por otro lado, se plantea que esta crisis se da porque tanto "hombres como mujeres están reinventándose y poniendo en crisis el modelo de las relaciones sentimentales". A su vez, se remata cayendo en un análisis un tanto lineal que contrapone efímero con permanente, relaciones de toda la vida vs relaciones de una noche y finalmente intereses del individuo vs sociedad.

Ambos sexos entran en conflicto no sólo porque los vínculos ya no duran para siempre (algo que tampoco es nuevo), ni se trata de que sólo busquen relaciones efímeras como se suele pintar estereotipadamente en notas como ésta, sino porque quizás como se discutía la semana pasada en Club I+ no se han encontrado modelos de gestión del placer y de las relaciones que sean más flexibles, más acordes a las necesidades de cada individuo y más adaptativos a los nuevos cambios que se están dando ...y que se vienen.

También resulta interesante observar qué viene pasando con los roles tradicionales en sí mismos, y no sólo el de la mujer, ya que el rol masculino también está mutando, desde la representación de la masculinidad en la cultura popular en donde el papel del mujeriego va cediendo terreno ante el del "loser" sentimentaloide (http://www.salon.com/2014/04/04/tvs_... ), a otros fenómenos que se fueron popularizando en el último tiempo como los "stayed-at-home dads" o los "hombres beta" (reacción pendular al hombre "alpha") (http://www.salon.com/2014/06/30/in_p... ).

En cuanto a las chicas, hoy en día pareciera que cuesta encontrar un registro alejado de la imagen tradicionalista pero que tampoco caiga en superficialidades o frivolizaciones de la libertad y la independencia a lo "Sex and the City". Casi pareciera como si la posibilidad de desarrollar otras dinámicas y explorar matices fuera más un peso que una ventaja para las nuevas generaciones.

Quizás sea cuestión de animarse a levantar el guante que estos tiempos nos arrojan, invitándonos y desafiándonos a "hackear" viejas estructuras, para así poder articular una nueva femineidad, una nueva masculinidad, pero sobre todo formas más sustentables y satisfactorias de pensar respecto de nosotros mismos.

Materiales relacionados:
*Intro de Club I+03/07
http://www.riorevuelto.org/site/inde...

*Hanna Rosin, autora de "The end of men" y su charla TED "New data on the rise of women"
www.ted.com/talks/hanna_rosin...
 
Última modificación del comentario realizada el 11/07/2014 15:32
Riorevuelto te invita a ver Transcendence al cine
Charly, 06/07/2014 22:48
Registrado: 17/11/2005
Comentarios: 99

Edición especial de POST: Cine + Debate

Te invitamos a ver Transcendence y a discutirla luego en el marco de POST, la nueva temporada de Club I+.

¿Pensaste alguna vez en cómo el futuro puede transformar tu idea de vos mismo? El debate de cultura contemporánea es una invitación a construir la inteligencia de mañana, empezando hoy.

Sumate a nuestra comunidad de Facebook y mandanos un mensaje privado para participar por una entrada para ir a ver este estreno con nosotros.

¿Cuándo y dónde?
Martes 8 de julio, 22:35hs
Belgrano Multiplex
Vuelta de Obligado y Mendoza

Club I+
Todos los jueves 21:30hs
Besares Club de Cultura
Besares 1840, Núñez, Buenos Aires 
Arte mortífero
Lau, 25/06/2014 15:42
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Si bien el rol del artista exitoso y sufrido se ha vuelto ya un cliché de la cultura, hay algo profundamente triste en el hecho de escuchar que alguien que supuestamente está cumpliendo sus sueños (y probablemente los sueños de muchos, de acuerdo a estándares tradicionales) confiese sentirse infeliz, o incluso admitir que preferiría estar muerto... como hizo recientemente la cantante Lana del Rey en una entrevista que dio al diario británico The Guardian.

En esta nota Del Rey admite literalmente desear estar muerta ("I wish I was dead already"), y ante la sorpresa y repregunta del cronista, afirma "No quiero seguir teniendo que hacer esto. Pero lo hago. Es como me siento..."

Quizás no muchos lleguen a expresarlo de manera tan tajante y descarnada como Del Rey, si bien de una u otra forma terminan canalizándolo en sus productos, su arte, a través de sus vidas, etc.

Aparte de seguir indagando -o mejor dicho, a esta altura constatando- el fracaso que constituye el modelo aspiracional y de éxito del artista profesional hoy día, es interesante notar también algunas otras conexiones, como cierta idealización y hasta glamorización del tema de la muerte. No es casualidad que Lana cite entre sus héroes tanto a Amy Winehouse como Kurt Cobain, al punto de extraer inspiración de allí no sólo para su arte, sino también -lamentablemente- para su vida. Nótese también la utilización de la palabra "héroes", ya no ídolos o referentes... como si en sus vidas pero fundamentalmente en sus finales hubiera algo de heroico o épico.

Dos anécdotas más cierran este cuadro, por un lado las declaraciones bastante sensatas de la hija del propio Kurt Cobain, quien ante los comentarios de Del Rey salió a pedir que no se romantice la muerte de los músicos jóvenes. Y por otro lado, una apostilla de hace unas semanas en la que un periodista se permitía decir que las recientemente publicadas fotos de la escena del crimen de Cobain eran escalofriantemente bellas y podrían ser consideradas arte ("high art").

"The results are nothing like you'd expect. None feature the Nirvana frontman. Instead, they are filled with easily overlooked details from around the house. The big surprise is how beautiful they are. The images could hang in a gallery aside realist photography giants like William Eggleston and Stephen Shore."

Referencias:
Kurt Cobain's daughter warns Lana Del Rey: Stop romanticizing the death of young musicians
http://www.salon.com/2014/06/23/kurt...

Photos from the Kurt Cobain crime scene that could be high art
http://www.salon.com/2014/05/26/phot...  
Última modificación del comentario realizada el 27/06/2014 22:48
Reinterpretando el estrés
Lau, 09/06/2014 13:31
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316

Último comentario de Lau, 10/06/2014 16:49
De acuerdo a una nota reciente publicada por la Stanford Magazine el estrés podría tener un efecto protectivo y regenerador en el organismo, pero no sólo eso, sino que según la lectura que hacemos del mismo la respuesta psicológica y física que tendremos.

Así a la luz de nueva evidencia, este enfoque se propone cambiar un poco las nociones preestablecidas acerca del estrés -que no suele tener muy buena prensa- y hasta reivindicarlo como algo necesario para la vida.

Como se explica en el artículo aquellas situaciones cotidianas que se suelen rotular como estrés tóxico (una discusión en el trabajo, una lista agobiante de tareas para hacer, un deadline, etc.), a diferencia de lo que se pensaba antes, son cosas que pueden ser buenas para tu salud. "Pequeños períodos de este tipo de estrés diario podrían ser algo positivo" dicen los especialistas, y no se vinculan necesariamente con problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, depresión o disfuncionalidades del sistema inmunológico.

En este sentido, una relativa novedad constituye el hecho de que el dogma solía ser que el estrés suprimía la inmunidad, "deprimía" tu organismo, cuando en realidad podría estar fortaleciéndolo y preparándolo para librar una batalla -haciendo la salvedad de que el estrés crónico siempre es debilitante para nuestro cuerpo. Asimismo otros vínculos interesantes que se están explorando tienen que ver con la relación entre el estrés moderado y la longevidad, la neuroplasticidad, e incluso se está investigando la posibilidad de que hormonas como el cortisol colaboren activamente con nuestras defensas ante ciertos tipos de cáncer.

Pero entonces, ¿es factible pensar que nos estábamos perdiendo de algo al considerar al estrés una variable intrínsecamente negativa? Y de ser así, ¿de qué forma las construcciones culturales (nuestra auto-cultura) pueden incidir en la manera en que lo procesamos física y mentalmente? Sobre esto Kelly McGonigal, una psicóloga que se dedicaba a dar charlas acerca de cómo hacer frente al estrés y relajarse, y ahora enseña técnicas para aprovecharlo, señala que el pensar que las situaciones estresantes serán negativas para la salud o el preocuparse por el estrés en demasía pueden volverse profecías auto-cumplidas. También habla del costo de oportunidad si perpetuamos estas connotaciones tradicionales y no las integramos con una lectura más profunda en donde la búsqueda del desafío también se vuelva algo protectivo para la salud -y promotor de la motivación y el movimiento agregaría yo.

"Después de todo, incluso si vivieras en una burbuja libre de estrés, probablemente también tendrías que ejercitar todas las cosas que le dan sentido y felicidad a tu existencia -como relaciones, trabajo que te desafíe, aprendizaje y crecimiento. En cierto sentido el estrés es como un tipo de compromiso con la vida", dice Kelly McGonigal.

Material: What, Me Worry?
http://alumni.stanford.edu/get/p...  
Última modificación del comentario realizada el 09/06/2014 18:52
No entiendo cuál es la diferencia entre este estrés "positivo" y la motivación. ¿Es un disparador de la motivación? Porque me suena a un generador de pulsión productiva según el artículo. No me queda clara cuál es la particularidad que califica a esta situación cotidiana de estrés no tóxico..

Salut, no se estresen. 

Vic, 10/06/2014 16:18
Registrado: 20/02/2014
Comentarios: 9

El estrés "positivo" llamémosle es aquel que moviliza y a su vez entrena a tu organismo en procesos virtuosos de regeneración y cambio. Decir que es lo mismo que la motivación no sería muy preciso, ya que según lo entiendo yo, es en todo caso un operativizador o catalizador de tus ganas. El tema es que no necesariamente todas las personas que están sometidas a este estrés positivo se encuentran motivadas, precisamente porque es un proceso más complejo donde también entran a tallar las lecturas sobre el estrés que uno hace y la influencia de la Cultura. En cuanto al estrés tóxico, oficialmente se refiere al estrés crónico (que dura de días a años) y que produce una disfunción generalizada tanto emocional como física en la persona.

Besos (y yo diría, más que no te estreses, depende cómo te estresás!) 
Última modificación del comentario realizada el 11/06/2014 11:21

Lau, 10/06/2014 16:49
Registrado: 18/11/2005
Comentarios: 316


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10  de 47

Copyright © 2015 Riorevuelto AC. Todos los derechos reservados.